Presentación en la agrupación socialista Centro, de Málaga

   El pasado jueves 22 de noviembre, en la agrupacn socialista Centro - Paco Román de Málaga tuvo lugar una nueva conferencia sobre la propuesta: "Eliminar el paro ES POSIBLE trabajando menos". 
   Mucho interés y muchas aportaciones. ¿Qué más se puede pedir? Gracias a estos buenos amigos estamos en la senda hacia el objetivo de difundir esta propuesta, porque eliminar el paro ES POSIBLE, sólo hace falta voluntad, pero además ES URGENTE, de modo que seguiremos trabajando.

  Una de las conclusiones tras la presentación y el debate posterior fue la necesidad de extender la propuesta a tantos foros como nos sea posible. Gota a gota...  


   ¡Gracias a todos y a todas!

Presentación de la propuesta en la agrupación del PSOE en Torremolinos

   El jueves 15 de noviembre, la agrupacn del PSOE en Torremolinos organizó un taller monográfico sobre la propuesta y el libro objeto de este blog: "Eliminar el paro ES POSIBLE trabajando menos". 
   La propuesta tuvo una gran acogida y el taller resutó muy animado, gracias principalmente a la enriquecedora participación de los asistentes, grandes personas (ahora buenos amigos) preocupadas por el dramático cariz del desempleo en nuestro país, inquietas y con plena disposición a encontrar alternativas con las que afrontar este enorme problema. 
   En un momento en que da la sensación de que, si salimos de la crisis será con nuevas ideas y con un nuevo orden económico y social, muchos pensamos que no deberíamos dejar que ese nuevo orden se construya y se imponga desde los despachos de Bruselas, Berlín, Washington o las grandes corporaciones industriales y financieras; deberíamos ¡ya! construir nuestras alternativas y hacernos oír, encontrar el espacio para aportar nuestras propias ideas y soluciones a los problemas que sufrimos nosotros, los ciudadanos de a pie, más que nadie. Talleres como este permitan abundar en esta idea.


   Esta experiencia renueva la ilusión por la política de este humilde autor. Es muy gratificante observar la energía, el esfuerzo, la inquietud y la formación de las personas que componen la agrupación del PSOE en Torremolinos. Todos salimos con la ilusionante idea de que acabamos de empezar a "dar la lata", que esta propuesta aún tiene que encontrar cada vez más espacios para su debate y verse enriquecida en cada ocasión con nuevas aportaciones hasta terminar siendo una realidad. 

   ¡Gracias!

Del rico que fue a la basura por recortar sin mesura


DEL RICO QUE FUE A LA BASURA
POR RECORTAR SIN MESURA
Un próspero comerciante de Vetusta le debía su pequeña fortuna a su buen ojo para los negocios y a un animal, el burro que utilizaba para transportar la mercancía que compraba y vendía aquí y allá, recorriendo todos los pueblos de la comarca.
Pero un mal día disminuyeron las ventas y el comerciante pensó que para mantener los mismos beneficios era imprescindible recortar gastos. Paulatinamente fue reduciendo la ración de comida de su burro, un poquito menos cada día. Pensaba el astuto comerciante que el animal se habituaría a cualquier dosis, pues para eso era un animal de costumbres. Llegó el momento en que al burro no le daba nada de comer, sólo agua; el comerciante estaba muy contento y orgulloso de su sabiduría, pero el burro, aunque era muy burro, a los siete días se murió.
Desde ese aciago día el comerciante no levanta cabeza, ha consumido su riqueza y no cuenta con otro burro que pueda hacerle rico de nuevo. Aún se le puede ver deambular por Vetusta y se le puede oír lamentándose por las esquinas: “Hay que ver, qué mala suerte, después de que le había enseñado a vivir sin comer, va el burro y se muere”. 
 

Libro recomendado: "¿Cuánto es suficiente?"


El pasado sábado, 8 de septiembre de 2012, el diario EL MUNDO anunciaba la próxima publicación del libro "¿Cuánto es suficiente?", cuyos autores son Lord Robert Skidelsky, biógrafo de prestigio de John Maynard Keynes, y de su hijo Edward.

¡Estamos de enhorabuena! 
La propuesta contenida en este blog y en el libro "Eliminar el paro ES POSIBLE trabajando menos" coincide plenamente con las ideas contenidas en este libro, Compartimos planteamientos y compartimos mentor, el insigne John Maynard Keynes, y si bien los objetivos de ambos libros no son exactamente los mismos sí necesitan del mismo cambio de mentalidad, de la misma revolución pacífica y transgresora que permita convertir el capitalismo en un modelo económico al servicio de las personas, siempre con la vista puesta en ese sencillo y poderoso concepto acuñado por Keynes: "la vida buena".

Es de celebrar que en los medios de comunicación se mencionen eventos como este, pues es síntoma de que algo está cambiando. Espero que este libro "hermano" contribuya a ese cambio de mentalidad que se necesita para hacer de este mundo un mundo mejor y sin desempleo. ¡ES POSIBLE!

Artículo EL MUNDO

Entrevista en la Cadena SER

Recientemente se ha emitido una nueva entrevista al autor en el programa "La Ventana de Andalucía", de la cadena SER, dirigido y presentado por Jesús Sánchez. 


Este programa se emite para toda Andalucía y entre sus contenidos destacan aquellos que preocupan más a la ciudadanía, entre ellos, cómo no, el desempleo. Ojalá que el buen hacer de los medios de comunicación permitan difundir esta propuesta y ampliar el debate sobre el problema más grave de nuestra sociedad.

Canción sobre la crisis

Una forma de llamar la atención sobre los problemas sociales siempre ha sido la canción protesta. A los seguidores de este blog os invito a ver el siguiente vídeo, ilustrado con un tema del propio autor. 

¡Espero que os guste!


Vídeo promocional

Se ha elaborado un vídeo promocional llamando la atención sobre un hecho incuestionable: el desempleo no es una prioridad para nuestros gobernantes y las medidas que están poniendo en práctica lo agravan aún más. Sería gratificante elevar mi voz y hacerme oír: eliminar el paro ES POSIBLE. 

Entrevista en "Hoy por hoy", Cadena SER


La propuesta "Eliminar el paro ES POSIBLE trabajando menos" ha encontrado también eco en la ondas

 En el programa "Hoy por hoy", de la Cadena SER, se ha emitido el martes 3 de julio una entrevista realizada al autor por Isabel Ladrón de Guevara

 

A continuación puedes escuchar íntegramente esta entrevista: 


Vídeos de la presentación


Ya tenéis a vuestra disposición imágenes de la presentación oficial realizada en mayo en el centro cultural “Castillo del Bil-Bil”. 

Para mejorar el rendimiento, se ha dividido en cinco capítulos que se corresponden con cinco vídeos disponibles en YouTube:

Claro que también podéis acceder a esas mismas imágenes desde este blog a través de la pestaña "Vídeos".

¡Que lo disfrutéis!

Presentación oficial


El pasado jueves, 24 de mayo, se realizó la presentación oficial de la propuesta y el libro “Eliminar el paro ES POSIBLE trabajando menos”.
El acto, presidido por el Sr. Alcalde, D. Javier Carnero, tuvo lugar en un escenario idóneo, el Castillo del Bil-Bil, que, engalanado para la ocasión, acogió a un numeroso público, entre los que se encontraban Miguel Ángel Barrera, Catedrático, prologuista, compañero, amigo y “padrino” del proyecto, miembros del equipo de gobierno del Excmo. Ayuntamiento de Benalmádena, familiares del autor, buenos amigos, muchos compañeros del instituto, algunos alumnos y nuevos amigos. Realmente emocionante contar con su presencia y su apoyo, y compartir con todos unos momentos tan intensos y tan emocionantes. ¡Muchas gracias a todos!
El autor expresó así mismo su agradecimiento a todas las personas e instituciones que han colaborado en la organización de un acto tan brillante. Si todo salió a pedir de boca fue por el buen hacer de personas como Paqui Serrano, Mª Dolores Gómez o Pablo, de la dinámica Casa de la Cultura de Benalmádena, o gracias a Antonio, encargado de toda la logística en el Castillo del Bil-Bil, siempre cordiales y eficientes. No es de extrañar que en Benalmádena la oferta cultural sea tan rica y variada. Gracias también al equipo de gobierno del Ayuntamiento, con el Sr. Alcalde a la cabeza, muy receptivos desde el primer momento, y a las delegaciones de Cultura y de Educación, colaboradoras al máximo.
La propuesta y el libro “ya son mayores de edad”, y se han graduado con las mejores galas, en una tarde preciosa, en un escenario magnífico y arropados por personas maravillosas. Cada vez somos más los que creemos que eliminar el paro ES POSIBLE
Puedes encontrar una reseña de este acto en la página web del IES Cerro del Viento, escrita por Javier Soriano, con fotos de Fernando Cana, y el montaje y la publicación a cargo de Ana Suárez. ¡Gracias, amigos!
También la prensa local se hizo eco del evento. Puedes ver su mención en el Noticiero de Benalmádena del pasado 26 de mayo. 
Y a vuestra disposición, una serie de fotos: fotos acto de presentación
 

Presentación en la Facultad de Ciencias Económicas


   El pasado miércoles, 16 de mayo, se presentaron la propuesta y el libro en el Salón de Grados de la Facultad de Ciencias Económicas, en un acto organizado por el Decano de la Facultad, D. Eugenio Luque, dentro del ciclo de conferencias “Temas de Actualidad”. 

Presentación en la Facultad de Económicas
Presentación en el Salón de Grados de la Facultad de Económicas de la UMA

    A la presentación asistió el Catedrático Miguel Ángel Barrera, así como otros profesores y alumnos, que conocieron de primera mano los detalles de esta propuesta y pudieron preguntar al autor sobre diversos aspectos de la misma.
En Diario SUR, en la sección de Crónica Universitaria, se encuentra reflejada una reseña sobre el acto: Crónica Universitaria Diario SUR
  

Presentación del proyecto a compañeros y alumnos


       Gracias, gracias y gracias, compañeros, alumnos y amigos. La atención, el apoyo, el entusiasmo y el cariño con que estáis acogiendo este proyecto me llena de emoción. Es para mí un orgullo y un inmenso placer compartir estos momentos con vosotros. 

¡Sois los mejores! 

Puedes ver una reseña del evento en la página web del instituto:

Entrevista al autor

   Hoy, lunes 7 de mayo de 2012, el diario La Opinión de Malaga recoge, tanto en su edición en papel como en su edición digital, una entrevista al autor.

Eliminar el paro ES POSIBLE trabajando menos 

Puedes acceder a ella a través del siguiente enlace: Entrevista en La Opinión de Málaga 

Entrevista al autor


Presentación oficial del libro



El proyecto está haciéndose realidad y el libro será presentado oficialmente el próximo jueves 24 de mayo, a las 8 de la tarde, en el precioso Centro Cultural del Castillo de Bil-Bil, en la Avenida Antonio Machado, nº 78, de Benalmádena, gracias a la inestimable colaboración y apoyo de las Delegaciones de Cultura y de Educación del Ayuntamiento.

Está prevista la asistencia al acto de D. Javier Carnero Sierra, Excmo. Alcalde de Benalmádena, y de D. Miguel Ángel Barrera Vilés, Catedrático de Administración de Empresas de Enseñanza Secundaria, entre otras personalidades.

El autor presentará brevemente, y con diferentes recursos multimedia, su propuesta para eliminar el paro. A continuación, el público dispondrá de su espacio para intervenir y participar dando su opinión y preguntando al autor, lo que sin duda será muy enriquecedor. Por último, tendrá lugar la firma de ejemplares. 

Se espera así mismo la asistencia de diversos medios de comunicación. Con su aportación ayudarán a conseguir uno de los principales objetivos del proyecto: difundir la propuesta para conseguir un debate entre todos los implicados. Merece la pena intentarlo. 

   ¡Estas invitad@! 

¿Dónde está el dinero?


Los nubarrones de esta crisis siguen ahí, amenazantes, preparados para descargar nuevos aguaceros que enturbien aún más los lodos que penosamente transitamos desde hace unos años. Lodos que han sepultado los proyectos empresariales de muchos emprendedores, que han dejado sin trabajo y sin recursos a muchísimas personas y que han reducido el poder adquisitivo y la calidad de vida de la mayoría de las familias. Y todos los efectos mencionados se han producido simultáneamente porque están íntimamente relacionados; una de las maldiciones de una recesión es esta, la acumulación de efectos negativos sobre nuestras ya maltrechas espaldas.
Esta situación nos molesta en primer lugar porque la padecemos, obviamente, pero también porque recordamos que hace poco tiempo vivíamos una situación muy diferente, mucho más benévola, en la que gastábamos con una alegría que hoy nos resulta impropia, casi irresponsable. Desde entonces los ingresos no han crecido o han disminuido (caso de los funcionarios y los desempleados) y los gastos cotidianos han aumentado: luz, agua, gas, transporte… En este escenario de recesión, equilibrar el presupuesto es mucho más complicado y se ha convertido en la batalla diaria de todos los agentes económicos en este país: las familias, las empresas y las administraciones públicas.
¡Vale! Pero si hoy día nadie dispone de dinero para gastar… entonces cabe preguntarnos ¿dónde está ese dinero que antes sí teníamos? ¿Dónde ha ido? ¿Quién lo tiene?
 Es posible que alguien haya conseguido pescar en aguas revueltas durante la crisis, pero la mayor parte del dinero que manejábamos hace unos años… ¡ha desaparecido del sistema! ¡Ya no está! ¿Y cómo se explica esto? 
En primer lugar, habría que precisar que dinero es cualquier medio de pago, cobro o cancelación de deudas generalmente aceptado. En esta definición se incluye no sólo el dinero en efectivo (monedas y billetes), sino también una serie de productos financieros (como las cuentas corrientes, los depósitos a plazo o las participaciones en fondos de inversión) que se adaptan perfectamente a esa definición que hemos dado del dinero.
El número de monedas y billetes en circulación lo decide y lo controla el Banco Central Europeo, en el que están representados todos los Bancos Centrales del Eurosistema (en España, el Banco de España). Si se pretende conseguir una estabilidad de precios, la cantidad de dinero en efectivo que decidan poner en circulación en un país, debe estar en consonancia con el valor real de los bienes y servicios que se intercambian en él. ¿Qué pasaría si “tiramos de impresora”, fabricamos un montón de billetes, y entregamos a cada español un millón de euros, por ejemplo? ¿Seríamos todos ricos de pronto? Me temo que no, lo que ocurriría sería que, si tenemos a nuestra disposición los mismos bienes y servicios que antes, más pronto que tarde todos los precios subirían en torno a un millón de euros: un café costaría un millón de euros y una casa trescientos mil millones, o algo por el estilo. Siguiendo este razonamiento, si en España se produce menos que antes, para evitar la deflación (que bajen los precios) el banco central debe reducir la cantidad de efectivo en circulación, ¿y cómo lo hace? Sencillamente destruyendo billetes (los suyos, claro está).
En cuanto al dinero bancario, conviene entender bien el proceso que lo crea y lo destruye, e intentaremos hacerlo con un ejemplo:
·         Supongamos que una persona, Manuel, ha conseguido ahorrar 10.000 euros (dicen que esas personas existen) decide comprarse un coche y el vendedor, Antonio, ingresa ese dinero en su cuenta corriente del banco “X”; en ese momento en el sistema sólo hay 10.000 euros, propiedad de Antonio, depositados en la caja fuerte de un banco.
·         Poco después, otra persona, Miguel, necesita, pongamos, 9.000 euros para arreglar la cocina de su casa, y, como no dispone de ese dinero, acude al banco “X” que se lo puede prestar porque antes Manuel hizo un depósito de 10.000 euros; en este momento en el sistema ¿cuánto dinero hay? 10.000 que tiene Antonio anotados en su cuenta corriente (aunque en la caja fuerte del banco sólo haya 1.000 en monedas y billetes), más 9.000 que tiene Miguel en efectivo en su bolsillo. En total,  19.000 euros, de los cuales 10.000 son efectivo y el resto, 9.000, es dinero bancario, un apunte informático en la contabilidad de un banco, dinero virtual que sin embargo utilizamos sin ningún inconveniente para realizar nuestros pagos con tarjeta de crédito, por ejemplo.  
·         El proceso seguiría, con efecto dominó, porque el vendedor de cocinas deposita el dinero en otro banco cuando le paga Miguel, y este banco a su vez prestaría a otro necesitado de liquidez, y así sucesivamente hasta que no hubiera más que prestar. Y no habría más que prestar porque parte del dinero efectivo que reciben los bancos en depósito lo tienen que mantener a resguardo para hacer frente a las posibles retiradas en metálico de sus clientes depositarios.
En este sencillo ejemplo en que el banco “X” realiza su negocio habitual de recibir depósitos y prestar dinero, se han creado 9.000 euros. Nótese que si Antonio y Miguel acuden a su banco a retirar en efectivo todo el dinero que poseen, no habría suficientes monedas y billetes en el sistema para satisfacer su solicitud. Nos manejamos entonces con una mezcla de dinero efectivo y dinero bancario, si bien este último representa en torno al 90 % del dinero total del sistema. Este total es el que debe corresponderse con el valor real de los bienes y servicios del país si queremos mantener los precios estables.
En el cuadro que se muestra a continuación se aprecia que la contribución de los intermediarios financieros en España a la cantidad de dinero de la zona euro ha ido descendiendo de forma más o menos constante en los últimos meses (datos referidos al agregado M1, que contempla el dinero más liquido, monedas y billetes y depósitos a la vista, básicamente, en miles de millones de euros) Fuente: Banco de España:
 Claro, si no se piden préstamos, o bien si se piden pero los bancos no los conceden, se frenan la inversión y el consumo, pero también, y de forma paralela, el proceso de creación de dinero bancario. Hay menos bienes y servicios a nuestra disposición y también menos dinero en circulación.
En el cuadro siguiente se observa cómo los créditos a particulares de los intermediarios financieros españoles en la zona del euro han disminuido también en los últimos meses (de nuevo en miles de millones de euros) Fuente: Banco de España

Se aprecia claramente una correspondencia entre este cuadro y el anterior, de tal forma que corrobora lo que decíamos: la evolución del crédito determina una evolución de la cantidad de dinero en el mismo sentido.
Así pues, el dinero del sistema aumenta o disminuye en la misma proporción que aumenta o disminuye la producción real (suponiendo constantes los precios y la velocidad de circulación del dinero). Bajar los tipos de interés para estimular a los agentes a pedir dinero prestado, y así reactivar el consumo y la inversión, parece una buena idea, aunque puede que la reticencia de los agentes a pedir se deba a algo más que costes financieros, probablemente poca confianza y bajas expectativas. 
La propuesta contenida en este blog de compartir el tiempo de trabajo para crear empleo, sería un buen espaldarazo para la reactivación de la economía que muy probablemente nos volvería a situar en la senda de la expansión económica, porque de llevarla a cabo habría varios millones más de asalariados con una renta mucho mayor de la que disponían estando desempleados, lo que estimularía notablemente el consumo privado interno (ya que el público está bastante deprimido), convirtiéndose este en motor para que las empresas inviertan, creen nuevos empleos, con nuevos salarios, nuevo consumo, más inversión, etcétera, etcétera. En esta situación, ahora sí, todos los agentes necesitarían crédito para realizar su actividad económica y, contando con unos tipo de interés bajos, podría convertirse en el final de este túnel llamado “crisis” que soportamos ya desde hace demasiado tiempo. 
Cuando el dinero vuelva será un buen síntoma. 

¿Qué hace una reforma laboral como tú en un sitio como este?


En una coyuntura de elevadísimo paro como la que vivimos se nos impone unilateralmente una reforma laboral con el argumento de la urgencia. Está por ver el coste que supondrá sacar adelante esta ley sin haber consensuado (ni siquiera consultado) previamente su contenido, aunque es de temer que el coste sea muy elevado y que los conflictos con agentes sociales en desacuerdo deriven incluso en una huelga general, un último recurso nunca deseable y siempre muy caro.
Pero además de esta falta de diálogo y consenso con todos los agentes involucrados, cabe preguntarse si esta reforma laboral creará o no empleo, al fin y al cabo, este es el objetivo fundamental, nos dicen. Y, sinceramente, creo que esta ley no va a propiciar la creación de empleo. Baso esta opinión en el convencimiento de que la escasez de demanda de trabajo por parte de las empresas no es como consecuencia de algún tipo de desajuste en el mercado de trabajo, sino de una falta de negocio derivado de una notable disminución del consumo privado fundamentalmente.
¿Cuándo se decide un empresario a contratar a un trabajador? Sencillamente cuando los ingresos que le proporciona su trabajo en la empresa superan a los costes de contratarlo. En una empresa los trabajadores, tarde o temprano, dejamos de ser individuos para convertirnos en números, y si los números salen, es decir, si somos rentables, entonces entramos, y si no, salimos.
Pero esta sencilla ecuación tiene dos “patas” y, ¡ojo!, estirarla sólo desde el lado de los costes presentaría claros daños colaterales. Me explico:
  • Reducir el nivel salarial es una forma de abaratar costes, cierto, pero no generará empleo porque también afecta a la otra “pata” de la ecuación anterior: si disminuyen las rentas salariales, decrece el consumo privado y, con él, los ingresos de las empresas. Resultado: no se crea empleo.
  • Reducir las indemnizaciones por despido procedente también merece unas consideraciones análogas a las argumentadas en el párrafo anterior, con los mismos efectos perjudiciales descritos antes.
  • La amplia variedad de bonificaciones existentes para la también amplia diversidad de tipos de contrato, debe tener como único objetivo favorecer la incorporación al mundo laboral de determinados colectivos especialmente castigados por el desempleo. Utilizar esta herramienta con el propósito de crear empleo lo único que hace es enturbiar el mercado de trabajo, desincentivar a las empresas en la mejora de su competitividad y percutir gravemente en el gasto público, lo que de nuevo, al no invertir estos recursos en tareas productivas, reduce los ingresos de las empresas y por tanto no hay estímulos para la creación de empleo.
¿Por qué no meter mano en la reducción de otros costes empresariales que no repercutan directamente en su demanda? Por ejemplo, bienvenidas serían reducciones en la factura energética, en trámites administrativos, en impuestos y tasas, en el acceso a la tecnología... Hay mucho margen de actuación como para incidir de esta forma en la legislación laboral, retrocediendo unos cuantos pasos en los derechos de los trabajadores, y confiar ingenuamente en que esto propiciará la creación de empleo.
Las causas del elevado desempleo subsisten en los mercados de bienes y servicios, por tanto, esta reforma del mercado laboral no será efectiva y puede que incluso agudice el problema. Insisto, empobrecer las rentas salariales no va a servir para reactivar la economía, generar negocio y aumentar los ingresos de las empresas, factores imprescindibles para salir de la situación de paro que sufrimos.
Compartir el tiempo de trabajo sí es solución, una solución posible, pues no sólo reduce drásticamente el desempleo, el objetivo principal, sino que anima el consumo interno favoreciendo el cambio de tendencia del ciclo económico y estimulando aún más la creación de empleo. Cada vez me parece más imprescindible el debate, al menos, de esta idea, no vaya a ser que el ejército de parados rompa el cascarón de la pasividad y dé un puñetazo en la mesa, entonces de la mesa no quedará un trocito más grande que un grano de arena.

J. M. Keynes ya se habría puesto manos a la obra

-    Lord Keynes, me gustaría mostrarle algunos datos .
-    Of course. Pero, permítame que antes me sirva una taza de té ¿Me acompaña usted? Que al calor de esta bendita infusión las cosas se ven de otra manera.
-    Ya, pues no sé yo, tal vez necesite un aporte extra... ¿Qué tal un chorrito de “jerez”? 


Fuente: Instituto Nacional de Estadística. E.P.A.



La brillante mirada del fantasma de Keynes apenas tuvo que dedicar unos segundos a estos datos para mostrar una mueca de desagrado. Interrumpí su ensimismamiento:
-    Vea usted que en apenas cinco años el desempleo ha crecido de forma desorbitada. En algunas regiones como Málaga, donde yo vivo, se ha multiplicado por tres. Si ya era grave un 10 % de paro, no digamos un 32 %... Señor, estas cifras ¿no le recuerdan la Gran Depresión?
-    Sí, sí, al menos en términos de desempleo estas cifras son escandalosas. La etapa que usted llama Gran Depresión supuso una verdadera hecatombe económica y social, fue un periodo nefasto en el que se perdió (o se dejó de producir) tanto como se destruyó en las dos guerras mundiales juntas y el paro en USA, por ejemplo, llegó también a cifras muy parecidas a las que me presenta en esta tabla. Pero de las malas situaciones se debe aprender ¿No cree? 
-    Desde luego, señor Keynes, aunque yo matizaría, si no le importa, que fue usted quien nos enseñó: vivir en aquella época espoleó su ingenio para aportarnos soluciones, revolucionó el pensamiento económico y nos dio recetas para evitar otra Gran Depresión. Esas recetas han sido determinantes para que hayamos vivido en la segunda mitad del siglo XX una etapa de prosperidad sin precedentes en la historia humana.
-    Gracias, amigo, no me veo yo tan determinante. Si inventamos un sistema económico “mixto” fue porque el sistema de mercado (liberal) adolecía de graves defectos, entre ellos la inestabilidad cíclica y una muy desigual distribución de la renta, pero me temo que en estos aspectos no se ha avanzado mucho y es una pena, porque son ustedes tan ricos…
-    Algunos, milord, algunos.
-    You’re right. Lo expresaré de otra forma: son ustedes capaces de producir tanta riqueza… que resulta indignante que haya tantas personas pasándolo tan mal. ¿A qué han dedicado el importante aumento de productividad que han conseguido en los últimos 70 años?
-    Yo diría que a hacer más ricos a los componentes de la “tecnoestructura” (ejecutivos de grandes empresas, corporaciones, multinacionales y entidades financieras).
-    Pues tal vez ha llegado la hora de compartir el trabajo y de compartir también los frutos del trabajo.
-    ¡Dios le oiga! ¿Desea otra taza de té, milord?
John Maynard Keynes fue un hombre de su tiempo. Reaccionó ante la dramática situación económica y social que se vivía entonces, fundó la macroeconomía moderna, asesoró al Banco de Inglaterra y a diversos jefes de estado, participó en la fundación de organismos internacionales esenciales hoy día… ¡Reaccionó! Anunciaba entonces que sobre el año 2030 nos bastaría trabajar tres horas al día para producir lo suficiente como para alcanzar una vida “buena”, plena, una calidad de vida más que aceptable. ¡Ay! Si Keynes levantara la cabeza…

Los malditos ciclos


Los ciclos económicos han existido siempre, que yo sepa desde que el faraón le pidió a José que interpretara sus sueños, y éste le habló de un periodo de vacas gordas (de expansión económica) seguido de otro de vacas flacas (de recesión económica). Entonces el precavido faraón decidió “no comérselo todo” en la época de abundancia, sacrificar un poco de consumo y placer esos años, y así reservar recursos para la época de carencia. La medida funcionó y los egipcios no pasaron calamidades en ese periodo de vacas flacas. Sí, sí, yo también habría votado a este faraón.
A los economistas esto de los ciclos nos trae de cabeza: contamos ya con sesudas teorías que, más o menos, los explican, ciclos largos, cortos, del capital, de Kondratieff, de Juglar… pero no contamos aún con herramientas que los predigan con certeza. Así pues, si estamos viviendo una recesión, sabemos que, inevitablemente, el futuro nos reserva una expansión, aunque no sepamos cuándo; esto ¿podría tranquilizarnos un poquito? Tal vez…
Claro que hay otra lectura: cuando vivíamos la fase de expansión también sabíamos que, inevitablemente, se produciría una recesión, entonces ¿por qué no nos hemos preparado para ella, como hizo el faraón? ¿Por qué no hemos guardado parte de las abundantes cosechas obtenidas en el periodo de “vacas gordas” para utilizarlas ahora, durante el periodo de “vacas flacas”, y así aliviar nuestras penurias actuales?
Una de las exigencias que se auto-imponen los países de la Unión Europea es la de limitar el déficit público a un máximo del 3 % del PIB, previendo unas sanciones económicas a aquellos que incumplan este pacto de estabilidad. Sin embargo, cuando entramos en recesión, los gobiernos intentaron suavizarla aplicando medidas keynesianas, esto es, gastando mucho dinero público para así compensar la disminución del consumo privado. Tanto dinero gastaron que estamos ahora en la que estamos, la denominada “crisis de deuda de los países del euro”: el déficit público de la zona euro se situó en un 6% del PIB en 2010. Los países que alcanzaron mayor déficit fueron Irlanda (32,4 % de su PIB), Grecia (10,5 %), España (9,2 %) y Portugal (9,1 %) y más que sanciones tuvieron que contar con ayuda financiera (Fuente EUROSTAT). Los liberales comentan (y no les falta razón) que la calidad de ese gasto no es comparable a la del gasto privado, pues no ha generado crecimiento ni empleo, y además nos encontramos ahora con que hay que devolver lo que nos han prestado junto con intereses, una losa muy pesada cuando aún no estamos generando riqueza.
En consecuencia, nuestras penurias propias de una recesión (poca producción y poco empleo) se ven agravadas porque el Sector Público está endeudado hasta las cejas, sin que esta deuda haya aliviado claramente la situación y, en vez de ayudar a salir del bache nos pone más obstáculos como esta nueva y traicionera medida de subir los impuestos: quedan patente sus prioridades, señores del gobierno: al subir impuestos tendremos más ingresos y así podremos devolver a nuestros bancos el dinero que nos ha prestado más los intereses (dinero que previamente les concedimos generosamente para “sanear” el sistema financiero, decían), pero, por el contrario, al subir impuestos, estamos reduciendo el consumo interno y, por tanto, reduciendo la creación de empleo y riqueza, que, según Vds., es la máxima prioridad.
Pero he dejado sin responder una pregunta: ¿por qué no hemos guardado algunos recursos en la etapa de expansión para utilizarlos ahora en la de recesión? Yo diría que hay dos motivos principales:
1.       Está “mal visto” por la ciudadanía un superávit público en un estado del bienestar. Si el Sector Público ha tenido más ingresos que gastos, los ciudadanos exigirán que ese dinero se dedique a muchas cuestiones importantes-urgentes sin resolver: más camas hospitalarias, más juzgados, más maestros…
2.       Predomina la tendencia neoliberal a mantener el presupuesto equilibrado, de ahí el pacto de estabilidad de la Unión Europea. Algunos pensamos que habría que retocarlo y prever que en épocas de expansión puedan producirse superávits elevados que compensen el aumento del gasto y, por tanto, los elevados déficits públicos de las épocas de recesión.
Podría apuntar también a una gestión inadecuada de los recursos públicos, que también creo que se ha producido, pero eso ya es otra historia que espero nos cuente algún día nuestro sabio faraón.