No eliminar el paro ES ILEGAL



Eliminar el paro ES POSIBLE y no hacerlo ES ILEGAL

     ¿Quién está obligado a cumplir la ley? ¿Usted? ¿Yo? ¿Todos? ¿Y el Estado?... La respuesta es obvia, claro está: nos afecta a todos por igual. El Derecho, por definición, lo constituyen normas de obligado cumplimiento, y, en concreto, el  Derecho del Trabajo es el conjunto de normas dirigidas a regular las relaciones laborales. 

Jerarquía de las normas de Derecho del Trabajo

     En la ilustración anterior se muestra la jerarquía de las normas que componen el Derecho Laboral: en caso de conflicto o de darse diversas interpretaciones, prevalece la de rango superior y, como vemos, las emanadas de organismos internacionales son las primeras en nuestro Derecho Laboral, siempre y cuando sean normas libremente ratificadas por el Estado. En relación con la validez y aplicación de los Tratados Internacionales en España, es conveniente destacar que, una vez válidamente celebrados y tras su publicación en el Boletín Oficial del Estado, forman parte del ordenamiento interno, no pudiendo sus disposiciones ser derogadas, modificadas o suspendidas sino en la forma prevista en los propios tratados o de acuerdo con las normas generales de Derecho internacional.

     Bien, pues dentro del marco de las normas internacionales, en este artículo deseo hacer una mención especial a las emanadas del Consejo de Europa, especialmente la denominada Carta Social Europea o Carta Social de Turín. La destaco por dos motivos:

  • Porque su exigibilidad viene garantizada a través de un tribunal, el Europeo de Derecho Humanos, en tanto en cuanto así lo prevé el Título II del Convenio para la Protección de los Derechos Humanos y Libertades Fundamentales, firmado en Roma el 4 de noviembre de 1950, y del que España es parte firmante.
  • Y porque, para el caso que nos ocupa, entre su articulado expresa claramente el compromiso de las partes firmantes a lograr un elevado nivel de empleo así como el de reducir la semana laboral en la medida en que lo permitan el aumento de la productividad y otros factores pertinentes. Uniendo ambos compromisos nos encontramos con que la propuesta de eliminar el paro contenida en este blog parece expresamente convenida y facultada por la Carta Social Europea.
    He aquí algunos párrafos extraídos de la Carta Social Europea:
PARTE I.

Las partes contratantes reconocen como objetivo de su política, que habrá de seguirse por todos los medios adecuados, tanto de carácter nacional como internacional, el establecer aquellas condiciones en que puedan hacerse efectivos los derechos y principios siguientes:

1.     Toda persona tendrá la oportunidad de ganarse la vida mediante un trabajo libremente elegido.

2.     Todos los trabajadores tienen derecho a unas condiciones de trabajo equitativas.

PARTE II.

Las partes contratantes se comprometen a considerarse vinculadas por las obligaciones establecidas en los artículos y párrafos siguientes:

Artículo 1. Derecho al trabajo.

Para garantizar el ejercicio efectivo del derecho al trabajo las partes contratantes se comprometen:

1.     A reconocer como uno de sus principales objetivos y responsabilidades la obtención y el mantenimiento de un nivel lo más elevado y estable posible del empleo, con el fin de lograr el pleno empleo.

2.     A proteger de manera eficaz el derecho del trabajador a ganarse la vida mediante un trabajo libremente elegido.

Artículo 2. Derecho a unas condiciones de trabajo equitativas.

Para garantizar el ejercicio efectivo del derecho a unas condiciones de trabajo  equitativas, las partes contratantes se comprometen:

1.     A fijar una razonable duración diaria y semanal de las horas de trabajo, reduciendo progresivamente la semana laboral en la medida en que lo permitan el aumento de la productividad y otros factores pertinentes.

      Desde que se promulga la Carta Social Europea, la productividad en los países de la Unión se ha multiplicado por cuatro, y sin embargo la jornada laboral apenas se ha visto modificada. Si no queremos sobrepasar unos niveles de crecimiento estable, es decir, si buscamos un desarrollo sostenible, es necesario reducir la jornada, con mayor motivo aún si de esta forma paliamos el enorme desequilibrio existente en el mercado laboral, tal cual es el compromiso de los países que ratifican la Carta Social Europea.
    Originalmente, la finalidad buscada con la reducción de la jornada de trabajo era la mejora de las condiciones de vida y trabajo de los obreros. Esta reivindicación transformó significativamente el modo de ejercer la acción sindical en Estados Unidos y Europa a principios del siglo XX, y podemos decir que ha dado sus frutos. En la actualidad deberíamos retomar de nuevo esta medida, la reducción de la jornada laboral, para conseguir otro propósito no menos trascendente: una más justa y equitativa distribución del tiempo de trabajo para reducir las elevadas tasas de desempleo que constituyen un mal endémico en la generalidad de países industrializados. No hacerlo, no tomarlo en consideración siquiera,  sería una transgresión evidente de la Carta Social Europea, que entiendo sería denunciable ante los órganos judiciales europeos, entre ellos el Tribunal Europeo de Derechos Humanos. 
     La conclusión es que eliminar el paro ES POSIBLE, ES URGENTE, y, además, no hacerlo ES ILEGAL




2 comentarios:

  1. Hay que hacer lo que sea para que baje el paro. No nos lo podemos permitir. Dejo un link de un artículo con buenas ideas:

    http://www.anguloinversor.com/2013/04/formados-para-el-desempleo.html

    Mucho ánimo con el blog. Yes we can

    ResponderEliminar
  2. Gracias por el comentario, el enlace y los ánimos.
    Interesante el artículo, que me compete además por mi calidad de docente y porque coincido con su moraleja: en nuestro país tenemos muchos jóvenes pre-parados.

    ResponderEliminar