1 de mayo - Día internacional de... de... ¿de qué era?

Publicidad subliminal durante la manifestación del 1 de mayo

El primer día de mayo es, desde hace más de un siglo, día de reivindicaciones laborales. Este año las manifestaciones han sido de las más multitudinarias que se recuerdan y no podía ser menos: los recortes en los derechos de los trabajadores establecidos en las recientes reformas laborales, las reducciones en los salarios de los funcionarios y, sobre todo, los más de 6.200.000 desempleados, son motivos más que sobrados para lanzarse a la calle y gritar a los cuatro vientos que un mundo mejor ES POSIBLE.

 Conviene recordar que este día internacional de los trabajadores conmemora unos sucesos acaecidos en Chicago a finales del siglo XIX. Entonces era normal (y legal) en Estados Unidos prolongar la jornada laboral ¡¡¡hasta 18 horas!!! Reclamando jornadas laborales de 8 horas, comenzó una huelga en Chicago el 1 de mayo de 1886 que rápidamente se extendió a otras ciudades del país: 5.000 huelgas simultáneas que aglutinaron a más de 400.000 obreros. Algunas concentraciones tuvieron dramáticos desenlaces: piquetes violentos, cargas policiales y bombas salpicaron de sangre la reivindicación. En Chicago acusaron, “mal-juzgaron” y ejecutaron a algunos promotores del conflicto, líderes sindicalistas hoy conocidos como “mártires de Chicago” o “mártires del trabajo”, y otros muchos fueron encarcelados. El “susto” logró que la patronal cediese ante la presión de las huelgas y aceptase la reivindicación. Lo consiguieron e hicieron posible un mundo mejor.
Si entonces la reivindicación buscaba una jornada laboral digna, no esclavista y compatible con una vida más allá del trabajo, en la actualidad es necesario matizarla: el objetivo sigue siendo reducir la jornada, si bien ahora con el objetivo de compartir las horas de trabajo y de esta forma conseguir reducir la increíble tasa de desempleo que sufrimos en nuestro país, mayor que en los peores momentos de la Gran Depresión.
Somos lo suficientemente ricos y productivos como para cambiar el modelo: no se trata de crecer para crear empleo (tendríamos que crecer tanto que nos quedaríamos sin planeta), se trata de compartir el empleo y compartir los frutos. Y ESTO ES URGENTE.
Eliminar el paro ES POSIBLE, no lo dudes. Yo sigo insistiendo…

No hay comentarios:

Publicar un comentario