EsPERO que el PARO PARE, PERO...¿PARA o no PARA?


El INE ha publicado hoy la Encuesta de Población Activa (EPA) del tercer trimestre de este año, coincidiendo con una huelga general de todos los colectivos vinculados a la enseñanza en protesta por la nueva ley de Educación. ¿Y los datos de esta EPA son buenos o malos? Pues ocurre hoy como ocurrirá mañana, que todos los gatos son de un color u otro dependiendo de las gafas que uno lleve puestas, o sea, que para unos los datos son bueno por “esto” y para otros son malos por “lo otro”, igual que mañana el seguimiento de la huelga habrá sido del 10% para unos y del 90% para otros, una “pequeña” diferencia, apenas una grieta del tamaño del Cañón del Colorado.
El Portavoz del Gobierno presentando los datos de la EPA del último trimestre
El titular presenta un dato que parece muy bueno: “El paro se redujo en 72.800 personas”, pero conviene matizar esta aparente buena noticia con cuestiones como las siguientes:
·     El aumento del empleo se produce sólo con contratos temporales; se siguen destruyendo empleos con contrato indefinido. Así pues, un aumento del empleo a costa de mayor precariedad en el mismo, por si ya había poca…
·         Por sectores:
o   En la agricultura se destruyeron 55.000 empleos en el tercer trimestre
o   En la industria se destruyeron 19.700 empleos
o   En la construcción se perdieron 9.700 empleos
o   En el sector servicios se crean 123.900 puestos de trabajo, gracias al fuerte tirón del turismo en este verano
Así pues, el comportamiento positivo del empleo en el sector servicios compensa las caídas de empleo en todos los demás sectores, que siguen sin funcionar y siguen destruyendo empleo.
·   Ahora bien, en términos globales la ocupación sólo aumenta en 39.500 empleos (haciendo cuentas con los datos anteriores) pero el paro se reduce en 72.800 personas ¿dónde está la clave para entender esto?...
·         De esas 72.800 personas que salen del paro, 39.500 encuentran un empleo (temporal) y los demás, 33.300, ¿por qué no aparecen? Porque han dejado de ser población activa, o dicho de otra forma, son personas que ya no buscan trabajo, lo que puede explicarse porque:
o   Son personas que se han desanimado y han claudicado completamente en su intención de buscar un empleo, al menos un empleo oficial…
o   Son inmigrantes que han vuelto a su país de origen al no cumplir las expectativas de trabajo con las que vinieron; para estar fastidiado (con “j”) aquí, ya lo están igual en su país, con su familia.
o   Son graduados, licenciados o técnicos superiores que han tenido que emigrar a otros países, dada la dificultad de encontrar aquí trabajo cualificado (y sin cualificar…).
Cada vez son más difíciles y más inmorales los discursos triunfalistas: seguimos siendo 5.904.700 las personas que no encontramos trabajo, casi un 26% de la población activa. La pretensión de hacernos creer que “las cosas van bien” es insultante, porque el paro es desde hace mucho el problema más grave de la sociedad española y sin embargo, no tiene esa consideración por parte de nuestros gobernantes; más prioridad se concede al déficit público, al saneamiento de los bancos, a la reducción de la deuda nacional, a la inflación, etc… tenemos que confiar en que, una vez “arregladas” todas esas cuestiones, el paro se “arreglará” solo, por añadidura, lo cual no es ni mucho menos cierto.
De esta forma, seguimos muy lejos de eliminar el paro, a pesar de que Eliminar el paro ES POSIBLE. No se aprecia una verdadera intención de hacerlo. La única intención que se aprecia hoy día es la de edulcorar con buenas palabras y rebuscados argumentos las malas noticias que día tras día, mes tras mes y año tras año reciben los desempleados cada vez que son rechazados por alguna empresa. Seamos éticos, por favor…

No hay comentarios:

Publicar un comentario